Extracción Dental

La extracción dental consiste en sacar un diente de su lecho óseo.

Aunque muchos dientes pueden salvarse con técnicas dentales modernas, algunos irremediablemente debemos extraerlos. Habitualmente esto se lleva a cabo a través de una técnica muy sencilla, sin necesidad de incisiones, suturas ni cuidados posteriores.

La extracción dental puede ser necesaria en las siguientes situaciones:

1) El diente está muy dañado o con caries irreversible.

2) El diente está infectado y puede perjudicar a los dientes vecinos.

3) El diente está suelto por una enfermedad periodontal avanzada y hay una pérdida del hueso soporte, encías o tejido.

4) El diente está obstruyendo la erupción de otra pieza más importante.

5) Las muelas del juicio que no erupcionan correctamente por falta de espacio.

En general la mayor parte de las extracciones se realizan mediante la extracción simple.

EXTRACCIÓN SIMPLE: Las extracciones dentales simples son aquellas que se realizan en los dientes que son visibles en la boca, generalmente bajo anestesia local, y sólo requieren el uso de instrumentos para elevar y / o captar la parte visible del diente.

EXTRACCIÓN COMPLEJA: Técnica quirúrgica que se utiliza para la extracción de un diente al que le falló su proceso de erupción en el arco dentario o de un diente supernumerario que no tiene espacio en dicho arco.