Topicación con Flúor

El flúor para uso en clínica  es un gel que se aplica sobre las piezas dentarias, para disminuir considerablemente el riesgo de caries dental. Ha sido comprobado que hace más resistente el esmalte de los dientes, evitando que sea dañado por la acción de las bacterias y los ácidos que éstas producen.

Se recomienda aplicar flúor en el consultorio, desde que el niño cumple 3 años de edad en adelante como parte de un protocolo de prevención y hacerlo periódicamente, dependiendo del riesgo de caries de cada niño. La aplicación del flúor es un procedimiento sencillo y que no les produce molestias a los niños.

En el uso de todos ellos es fundamental que el tratamiento  sea precedido por una limpieza profunda para eliminar todos los depósitos.

La omisión de la profilaxis y la presencia resultante de depósitos sobre la superficie del diente disminuye la eficacia de este tratamiento.

Por tal motivo, primero se realiza una limpieza de la superficie de los dientes y luego se aplica el gel de flúor durante 1 minuto.

Luego de esto, el niño no podrá comer ningún alimento ni tomar agua  durante 1 hora para que su acción sea más intensa.

También es recomendable para los adultos en caso de sensibilidad y para ayudarles a mantener unos dientes sanos.